IOMA continúa en crisis y la oposición quiere interpelar a su presidente

El Instituto atraviesa dificultades hace varios meses. Muchos médicos dejaron de prestar atención y obligan a los pacientes a buscar atención médica en CABA. Este fin de semana se viralizó un video de guardia porteña repleta de pacientes bonaerenses.


Desde hace más de seis meses, un conflicto sin resolver tiene como protagonista al Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA). Debido a los atrasos en los pagos y las desactualizaciones en los costos de las prestaciones médicas, muchos profesionales bonaerenses decidieron cobrar costos adicionales a sus pacientes y otros directamente dejaron de atender.

Desde la Federación Médica de la provincia de Buenos Aires (FEMEBA) elevaron una denuncia contundente señalando deudas millonarias por parte del Instituto correspondientes a los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre. Esto llevó al corte de prestaciones para los afiliados en diversos municipios de la provincia como La Plata, Ensenada, Mar del Plata, San Pedro, Tandil y Bahía Blanca, entre otras.

La problemática se intensificó al punto de que FEMEBA, a través de su plataforma oficial, anunció la suspensión de prestaciones no solo en el ámbito general, sino también en programas específicos como el Programa de Prevención del Cáncer de Colon, junto con otros programas especiales en toda la provincia de Buenos Aires. Además, dijo que no proveerá más medicamentos.

Frente a este escenario, 14 diputados opositores de la Provincia de Buenos Aires presentaron en la Legislatura un pedido de interpelación al presidente del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA), Homero Giles, para que brinde detalles de la situación.

“Desde hace un tiempo se viene desarrollando un conflicto sin solución aparente. Tal es así, que la Federación Médica de la provincia de Buenos Aires (FEMEBA) ha denunciado deudas millonarias por parte del Instituto, cortando las prestaciones a los afiliados de varios municipios de la provincia; como así también sufriendo la falta de cobertura en medicamentos”, señaló Fernando Rovello, diputado de Juntos que hizo la presentación formal junto a sus compañeros de bloque.

“La medida afecta tanto a empleados públicos bonaerenses como a los que han contratado el servicio de forma voluntaria. Toda esta situación perjudica gravemente a los beneficiarios del Instituto, quienes ven cercenado su derecho a la salud, que constituye uno de los derechos humanos fundamentales”, aseguró Rovello.

En la presentación, se invoca el Artículo 92 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires como fundamento para solicitar el respaldo de los pares a través de su voto a la presente iniciativa.

“La gravedad de la situación exige una pronta y efectiva resolución para garantizar el acceso a la salud, un derecho inalienable que concierne a toda persona en virtud de su mera condición humana”, señaló Rovello.

En este contexto, el fin de semana se viralizó un video donde se puede ver a un médico del Hospital Argerich, ubicado en el barrio porteño de La Boca, mantener un acalorado ida y vuelta con un grupo de pacientes bonaerenses que se presentó en la guardia y se quejó de la lentitud en la atención.

“Hace cuatro horas que estamos”, se la escucha decir a una señora. El médico, completamente desbordado por las recriminaciones, empieza a preguntarles desde dónde venían para atenderse. “Yo vengo de La Plata”, dice otra de ellas. “De Florencio Varela”, “De acá de Zapiola”, “De Aldo Bonzi”, “De Avellaneda”, continuaron detallando los presentes.

Al advertir esas respuestas, el médico fue contundente en su descargo: “Ninguno viene de La Boca. Yo acá atiendo y tengo una capacidad de recursos para pacientes de la Capital Federal, especialmente de La Boca. Por eso estoy sobrepasado de trabajo. Todo el mundo viene para acá”.

“Yo atiendo a quienes puedo atender porque este hospital de oncología se lavó las manos”, arremetió el médico en alusión a una paciente de IOMA que se presentó en ese hospital porteño. “El de Avellaneda también se lavó las manos”, agregó. “Así que espérenme un ratito y ya los voy a atender”, se excusó.

Advertida por lo ocurrido, la diputada nacional y ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal compartió ese video y tuiteó: “Estas son las consecuencias del abandono de la salud pública en la Provincia de Buenos Aires: los hospitales de CABA colapsados y el personal de salud exhausto. La incapacidad de Axel Kicillof la pagan todos, bonaerenses y porteños”.

Por su parte, la legisladora porteña Graciela Ocaña añadió: “Necesitamos que el Gobernador Kicillof se haga cargo de su obligación de brindar salud a los vecinos de la Provincia y garantizar el funcionamiento del IOMA”.

Y puso como ejemplo que, si bien la Ciudad tiene una infraestructura sanitaria que puede ayudar a resolver la emergencia, dijo “la Provincia debe pagar la atención de sus vecinos a la Ciudad” porque ese dinero “debe servir para mejores salarios de los trabajadores de la salud y mejorar el sistema”.

(Infobae)

Compartinos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *