Caso Chocolate: quiénes son los “ñoquis” del senado bonaerense y qué se sabe de la pareja que administraba la recaudación

Por esta red de tarjetas de la corrupción todavía buscan a un hombre y una mujer. A la pareja se ve interactuar con Julio Rigau en los videos de las cámaras de seguridad de los cajeros del Banco Provincia.


El hombre canoso y la mujer que interactuaban sutilmente con Julio “Chocolate” Rigau en las madrugadas de septiembre del año pasado en cajeros del Banco Provincia, como se pudo ver en distintos videos que se revelaron el año pasado, levantaron sospechas desde el principio.

Había una interacción sugestiva entre Chocolate y aquella pareja con la que se saludaba pulgar en alto, o con la que intercambiaba miradas. Todas las dudas se despejaron en diciembre, a partir de un informe del banco enviado a la “causa Rigau”.

Esa información probó que desde las máquinas donde operaba esa pareja se movían decenas de cuentas de personas que figuran como empleados legislativos. Efectivamente, la pareja que se saludaba con Chocolate hacía el mismo trabajo. Eran “otros Chocolates”.

A diferencia de Rigau, en esta historia aún no cayeron los recaudadores. La Justicia no conoce la identidad de los nuevos Chocolates ni tiene los plásticos que usaban. Pero sí conoce qué sueldos recaudaban. Este dato, más inquietante todavía, se conoció ya en diciembre en un informe de “Somos Buenos”: los nuevos Chocolates no movían plata de la Honorable Cámara de Diputados bonaerense, sino de la de Senadores. Es decir, que usaban tarjetas de gente contratada por el Senado.

Esta línea de investigación surge del análisis de videos de cámaras de distintas sucursales del Banco Provincia donde se vio a Rigau interactuando de madrugada con personas que parecían hacer lo mismo: pasaban mucho tiempo operando en las máquinas en horarios extraños.

A partir de esos indicios, la fiscal del caso, Betina Lacki, pidió información sobre qué cuentas bancarias se movieron cuando la pareja de presuntos “Chocolates” estaba en los cajeros, a qué titulares corresponden esas cuentas en lo formal, y qué movimientos tuvieron en los seis meses anteriores a los videos analizados.

Los empleados fantasmas del Senado bonaerense

Entre las cuentas que se vaciaban cuando la pareja de “otros Chocolates” era captada por las cámaras hay 39 hombres y mujeres de distintas edades que no denunciaron el robo de sus plásticos. Varios son familiares entre sí, igual que en el “caso Chocolate” original.

Se trata, según datos aportados por el Banco, de las cuentas de: Ileana Salamanco, Paola Edith Isabel Toloza, Sergio Daniel Toloza, Mercedes del Valle Toloza, Yolanda Isabel Pérez, Rubén Daniel Matías, Patricia Noemí Villegas, Alejandro Arturo Villegas, Jonathan Iván Villegas, Yamila Gisele Benzo, Adriana Vanesa Benzo, Juan Héctor Osvaldo Benzo, Maximiliano Sebastián Benzo, María de los Ángeles Saraqui, Carla Roxana Saraqui, Kevin Omar Saraqui, Karina Elizabeth Saraqui.

Rigau y los “otros Chocolates”, captados por las cámaras de seguridad del Banco Provincia.

También de las cuentas a nombre de: Nadia Guadalupe Muguerza, Laura Soledad Muguerza, Víctor Gabriel Uribe, Vanesa Jaqueline de la Canal, José Antonio Contreras, María Romina Licursi, Alicia Francisca Reyes, Marta Susana Pereyra, María Isabel Piaccentini, Miguel Ángel Jiménez, Pamela Belén Soto, Jacqueline Marisel Herrera, Lilian Isabel Giannini, Lisandro lgnacio Funes, Brisa Maiara Novillo, Silvia Nancy Novillo, Emanuel Alejandro Almeida, Sofía Elizabeth Alnival, Nahuel Nicolás Varela, Alejandro Daniel Detlefsen, Pedro Alejandro Jacolowich y Gabriel Pinceti.

¿Quién introdujo a estas personas en el mecanismo de las tarjetas de la corrupción? ¿Y qué relación tienen con la red de tarjetas de Diputados que manejaban los ahora detenidos Chocolate Rigau, Facundo Albini y Claudio Albini?

Uno de los nombres que llama la atención es el de María Romina Licursi, un apellido relevante entre los chats del celular de Chocolate que la fiscal del caso consideró relevantes. Rigau tuvo intercambios con un contacto llamado Ramiro Licursi, acerca de contratos, recibos, antigüedades e incluso fotos de tickets del cajero. “Hola Choco, ya lo sacaste el ticket de Folone, ¿no me lo mandás?”, dice uno de los chats que tuvo en cuenta la fiscal Lacki. Folone es uno de los 48 prestanombres de Diputados.

Esta nueva red de recaudación de plata negra de la Legislatura funciona a partir de 39 contratos espurios del Senado, cuyos sueldos rondan los $700.000. Así, la recaudación mensual de esta nueva célula de Chocolates orilla los $30.000.000. Un negocio equiparable al del caso “Chocolate 1″, y simultáneo.

(TN)

Compartinos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *